¿Qué sería la vida sin la música?

Una vida sin música es como una vida sin colores, sin mar, sin arcoíris. Aunque es verdad que hay música que no merece ser escuchada por nadie, en sentido general la música y el ser humano son inseparables. Tanto es así que ya las personas no se conforman con unos simples cascos, ahora quieren tener la música a todo pulmón. Pues haz click si eres de esos que gustan de andar por la calle acompañado por altavoces con bluetooth.

Por supuesto que hay países donde este relajo de andar con la música a cuestas no se permite. Pero nosotros somos mucho más espontáneos y no nos oponemos a ese jolgorio individual. Claro que uno no siempre está de humor como para soportar el gusto musical ajeno. Por eso yo prefiero usar mis altavoces en casa, para relajarme con buena música cuando regreso de trabajo o para acompañarme mientras realizo algunas labores domésticas.

Lo mejor es que uno selecciona la música desde el móvil, de ahí que no necesite otros equipos como antes. Es increíble cómo la tecnología ha conseguido simplificar tanto las cosas. Antes había que cargar con pesados equipos para poder armarse una fiestecilla, ahora con un buen altavoz de estos es suficiente.