Grupos electrógenos y la industria musical

La industria musical es una de las más caras del mundo. Esta se compone por las empresas e individuos que ganan dinero creando, divulgando y vendiendo música. Para esta industria comprar grupo electrógeno es algo usual, pues en estudios de grabación, teatros, escenarios para conciertos y demás espacios asociados a la grabación y difusión de la música no pueden faltar estos equipos. De hecho, casi siempre los grupos electrógenos son utilizados como fuente primaria de energía, pues cuando los equipos están conectados a estos grupos electrógenos aunque haya un corte en el suministro regular los equipos seguirán funcionando.

En otros casos, los grupos electrógenos son utilizados como respaldo, o sea, en caso de que falle el flujo regular de energía por algún motivo, se enciende el grupo electrógeno y se puede continuar con el trabajo.

La industria musical en su conjunto vive de la creación y la explotación de la propiedad intelectual musical. Compositores y letristas hacen canciones, letras y arreglos que se interpretan en vivo en los escenarios, se graban y luego distribuyen a los consumidores o bien pueden licenciarse para cualquier otro uso, como puede ser para usarse en una película o algo así.