Por qué dar la hora puede ser un acto artístico

¿Cuál sería el resultado al mezclar el arte con el mundo de la relojería? Una serie de piezas y series únicas, dignas de coleccionar, ya que sería una pieza que compartiría palabras como excelencia, atemporalidad y vanguardia.

Una de estas piezas exclusivas es el Master Grande Tradition à Répétition Minutes de Jaeger-LeCoultre, marca que le rinde homenaje a Vicent Van Gogh por segunda vez.

La marca IWC forma parte de la lista con su línea inspirada en los trabajos de Da Vinci. Además de su diseño, destaca su piel de caimán negra.

Para Mr. UP y Mr. Down Max Bûsser propuso retomar las características de los relojes de bolsillo que se usaban en el siglo XIX pero con un plus, la marcha la indica un hombre miniatura diseñado por Xia Hang.

El color no puede faltar en esta lista con el modelo de ArtyA, un modelo único y muy exclusivo que ha tomado como inspiración los patrones clásicos de la marquetería usada para decorar las armas de fuego que se empuñaban en el siglo XIX. El diseño está realizado con oro de tres colores: verde, amarillo y rosa.

Y esto no es lo único que podemos encontrar, también tenemos a Vacheron Constantin con su colección inspirada en el Bestiario de Aberdeen, una de las obras más significativas de la Edad Media. El resultado es un dial original con criaturas mitológicas que acompañan los números que marcan las horas y segundos, estos últimos suspendidos sobre un fondo que reproduce parte del texto original.

Todas las imágenes de estos relojes las puedes ubicar en tus dispositivos móviles como este de Tecnocio.com